miércoles, 22 de junio de 2011

¿Cuánto vale un negocio virtual? - Caso real : Terra



Situémonos a finales del año 2001 y supongamos que quisiéramos conocer el valor de Terra.

Podemos encontrar artículos que utilizan distintos métodos de valoración, por ejemplo el de “Valoración de Terra por comparables”.
En el artículo se describe el método de valoración por comparables, que es bastante simple. Se basa en buscar el valor de empresas similares y aplicar algún coeficiente para ajustarlo.
Lo primero pues es seleccionar las empresas que se van a tomar como referencia, por ejemplo: T-Online, Tiscali, Wanadoo y Yahoo.
Esta selección ya va a condicionar el resultado, sólo cogemos grandes portales, pero veamos cómo el articulista destaca los puntos fuertes de cada uno de ellos.
Las dos primeras empresas obtienen sus beneficios básicamente de la publicidad y como ISP. Terra tiene poco importancia como ISP, pero apostaba por esta línea de negocio.
Wanadoo tenía un negocio más similar a Terra, pero contaba adicionalmente con “guías”.
Yahoo que vivía exclusivamente de la publicidad era similar en cuanto a la universalidad de sus portales.
Ahora que tenemos la muestra a comparar, hay que decidir qué parámetros se comparan. Podríamos intentar utilizar métodos basados en la cuenta de resultados, como por ejemplo el PER (Price Earning Rate); pero como la empresa no da beneficios su valor sería .
En el artículo citado anteriormente, se seleccionan: el valor contable, ventas, número de usuarios y visitantes únicos.
  • Valor contable, valor en libros, patrimonio neto o fondos propios de la empresa: es el valor de los fondos propios que figuran en el balance (capital y reservas). Es también la diferencia entre el activo total y el pasivo exigible.
    La contabilidad de la empresa recoge la historia de la misma, pero desde el punto de vista de su contable y, los criterios contables son muy subjetivos. Mientras que la cotización de una acción recoge las expectativas futuras. Por ello, rara vez el valor contable y la cotización coinciden.
    Se podrían utilizar otros métodos para salvar este inconveniente como por ejemplo el de “Valor contable ajustado o valor de activo neto real”, el “valor de liquidación”, “valor sustancial”, ...
  • Precio/Ventas
  • Precio/Usuarios subscritos” sería equivalente a calcular el número de clientes por acción.
  • Precio/Visitantes Unicos” mide la audiencia del portal.
  • Precio/Habitantes”
Veamos cual fue el resultado obtenido:
En la siguiente tabla se recogen los ratios obtenidos para cada una de las cuatro compañías con las que pretendemos comparar a Terra, y la media simple de todas ellas. En la primera columna se recoge el precio de cada acción utilizado para calcular los ratios:

Acción

Precio

P / VC

P / Ventas

P / Usuarios

P / VU

T Online

11,05

3,20

12,58

1.386,9

873,4

Tiscali

10,27

6,11

4,84

486,9

229,0

Wanadoo

5,69

5,83

5,04

1.532,7

559,6

Yahoo

17,77

6,19

14,16

132,2

93,4

Media

-

5,33

9,16

884,7

438,9
Y en la siguiente tabla vemos los datos correspondientes a Terra de Valor Contable por acción, Ventas por acción, Usuarios Suscritos por acción y Visitantes Únicos (mensuales) por acción. Multiplicando cada cifra por el ratio medio correspondiente de las otras cuatro compañías, obtenemos cuatro posibles valoraciones de Terra:

Datos por acción

Terra

Precio objetivo

Valor Contable

6,02

32,10

Ventas

1,10

10,07

Usuarios

0,069

61,04

Visitantes Únicos

0,054

23,70
Con ello la valoración de la acción de Terra estaría entre los 10,07 y los 61,04 euros, una banda considerablemente amplia pero que en cualquier caso queda por encima de la cotización actual del valor.
Lo cierto es que aceptar este resultado como "precio objetivo" para Terra sería un tanto aventurado, pero lo que sí parecen indicarnos estos cálculos es que Terra está bastante castigada en el mercado en comparación con sus competidoras...
Lo que no queda claro con los sistemas de valoración por "comparables" es si es Terra la que está infravalorada o si es el conjunto del sector el que está sobrevalorado, algo para lo que resulta más útil utilizar un método de "descuento de flujos". Como ya hemos comentado este método nos da una valoración de Terra bastante próxima a la actual...
Observando estos datos, es sorprendente el valor contable de Terra.
En el libro “Valoración de empresas. Como medir y gestionar la creación de valor” de Pablo Fernández, en el apartado ”9.3.2 Valoración realizada por un banco euroamericano en Abril de 2000 : 104 €”, se cuantifica el valor contable de Terra.
... se obtiene la capitalización implícita de Terra : 27.642 millones de dólares. Dividiendo esa cantidad entre el número de acciones de Terra (280 millones) y dividiendo por el tipo de cambio al euro, el analista llegó al valor de la acción de Terra: 104 €/acción
La primera apreciación lógica con una empresa que no da beneficios, es que su valor contable estará básicamente formado por el capital que han aportado los socios o bien en el caso de Terra de lo obtenido con la venta de su autocartera; es decir, las acciones de Terra que poseía la propia empresa. Años después, cuando la acción se desplomó, Terra tenía tanto dinero en caja procedente de la venta de parte de su autocartera, que llegó a temerse una OPA hostil, no por el negocio en sí, sino por lo que tenía en caja.
Es sorprendente, cómo este tipo de portales valen miles de millones de euros sólo porque los desarrollan grandes empresas, aunque luego no lleguen a generar mas que pérdidas multimillonarias.
También llama la atención la amplia horquilla de precios que se maneja, hemos visto que en un 2001 Terra podía valer entre 10,07 y 61,04 €. Para otro analista, el rango sería notablemente diferente según los criterios que siguiera.
Otro método de valoración de empresas de Internet es el Descuento de Flujos de caja futuros, que queda para el siguiente artículo.

martes, 21 de junio de 2011

¿Cuánto vale un negocio virtual? - Introducción


Supuesto que tu ISP te puede dejar sin presencia en Internet de la noche a la mañana y paralizar totalmente tu negocio virtual, ¿cuál sería el lucro cesante al que tiene que hacer frente?. El lucro cesante es la suma de ingresos que de haber continuado con tu actividad normal, hubieras obtenido.

Métodos de valoración

Durante la burbuja en Internet las “Punto COM” tenían valoraciones curiosas basadas en el número de visitantes únicos, el número de clicks que se hacían en sus enlaces, ... pero lo que está claro es que no se podían utilizar métodos de valoración clásicos, de ahí que surgieran métodos de valoración de empresas específicos para Internet.
Un método rápido de valoración propuesto por los abogados y que parece ser habitualmente utilizado, es reclamar una cantidad igual al volumen de facturación de cinco años. Este método, podría ser una aproximación aceptable en el caso de una empresa madura en un sector de actividad igualmente maduro en el cual la facturación anual se mantiene aproximadamente constante. Pero si se trata de un negocio virtual de una empresa de reciente creación que opera en un nuevo nicho de negocio donde los crecimientos son exponenciales, el método ya no es válido.
Se suele decir en los MBA que una empresa tarda entre tres y cinco años en alcanzar el punto de equilibrio, también conocido como punto muerto o “break-even” y, en el que los ingresos que se obtienen de las ventas permiten cubrir los costes fijos y variables de la empresa.
La etapa más dura de creación de la empresa será hasta alcanzar el punto de equilibrio, pues las pérdidas deben ser compensadas mediante nuevas aportaciones económicas de los socios.
Si durante esta etapa inicial tu ISP te paralizn la actividad, difícil será valorar tu “ruinoso negocio que no produce mas que pérdidas”, según podría decir el abogado defensor del ISP, y fácil será para él decir que pretendes estafar a tu ISP para compensarlas. En qué enfermiza cabeza cabe pensar que un cualificado emprendedor arriesgue su tiempo y dinero en intentar estafar a un simple proveedor de un servicio imprescindible pero totalmente secundario con respecto al núcleo del negocio. Es tan ridículo como pensar que un ISP de primer nivel puede cancelar unilateralmente el contrato de ADSL sin tan siquiera avisar a su cliente.
Antes de seguir viendo otros métodos de valoración, vamos a citar algunos ejemplos de empresas que en su origen no tenían un gran valor:
  1. Empresas como Apple, Google, Youtube nacieron en un garaje. Ingenieros con talento, ambición y nuevas ideas, fueron capaces de crear estas empresas con pocos recursos económicos.
    Menos mal que lo hicieron en USA y pudieron culminar sus proyectos, aquí en España lo normal es que no les hubieran hecho ni caso y, hasta es posible que un buen día el dueño del garaje hubiera decidido aparcar su flamante clásico SEAT 600 y hubiera tirado a la basura sin más los orígenes de estas empresas.
    Ni que decir tiene que si hubieran tenido que valorar el daño emergente o el lucro cesante, el resultado hubiera sido aproximadamente cero. ¿Cuánto valen las ideas? ¿Cuánto valen las horas de trabajo de los emprendedores que no cuentan con una nómina? ¿Cuánto valen los prototipos que han desarrollado?. En España hubiera sido fácil valorarlo todo, 0 euros. Para el abogado defensor del dueño del garaje, le bastaría recurrir a la contabilidad de la empresa si es que existe y, sumar los gastos de empleados con el resto de activos para obtener el valor de los productos desarrollados. Ridículo o no, se quedará tan pancho.
  2. Palmtop software fue el origen de Tom Tom y, no tuvo ingresos significativos durante los primeros cinco años hasta que dio con el nicho de negocio de los navegadores para automóviles.
  3. El valor de las ideas lo demuestran otros negocios de éxito en Internet, como por ejemplo:
    1. La página del millón de doláres, cuyo creador vendió por un dólar cada uno de los píxeles de un monitor.
    2. La película “La red” nos muestra los orígenes de Facebook y como las ideas incluso cuando no se desarrollan directamente pueden dar lugar a reclamaciones judiciales millonarias.
      La lista de jóvenes con talento que han triunfado en Internet es larga, pero pocos nombres hispanos aparecen en ella.

¿Y los ISP Cómo empiezan?

Una vez leí el plan de negocio de unos consultores de una afamada empresa, querían 100 empleados para empezar a desarrollar su idea. Puede parecer disparatado, pero veamos que no lo es tanto si detrás de la idea están especuladores agresivos con experiencia.
La historia de Ya.com es un ejemplo interesante.
  • En Octubre de 1999 se presenta como el portal inteligente con múltiples contenidos y servicios e inicia el desarrollo y adquisición de otros portales.
  • En Septiembre de 2000, Deutsche Telekom AG, a través de su filial Internet T-Online International, adquiere el 100% del capital social de Ya.com Internet Factory.
La prensa recogió el ruinoso negocio que supuso para su comprador, pero el excepcional pelotazo económico que supuso para su creador. Lo reproduzco íntegramente porque no tiene desperdicio.

Yacom recibe nuevos fondos de T-Online tras perder 160 millones

Si hay una historia que ilustre el fracaso de los grupos extranjeros en su desembarco en el negocio de internet español es la de Yacom. Deutsche Telekom pagó un precio de oro por una máquina de generar pérdidas en la que no ha parado de inyectar fondos.

M. J. / J. F. M. - Madrid - 29/12/2004
Yacom Internet Factory cerró su último ejercicio con fondos propios negativos. Perdió en 2003 18,7 millones de euros tras alcanzar una cifra neta de negocio de 54,2 millones, un 78% más que el año anterior. La compañía ha acumulado números rojos de unos 160 millones desde su constitución, en junio de 1999, la mayor parte después de que T-Online, la filial de internet de Deutsche Telekom, se hiciera con la compañía a precios de burbuja tecnológica.
Martín Varsavsky, en aquel momento presidente de Jazztel, vendió Yacom a Deutsche Telekom por una mezcla de acciones y efectivo valorada entonces en 550 millones de euros. Era septiembre de 2000.
Al cierre de ese año, Yacom ya acumulaba pérdidas de 58,7 millones. En 2001, perdió otros 49,7 millones y en 2002 los números rojos fueron de 32,05 millones. Esa sangría dejó un agujero patrimonial que tuvo que cubrir T-Online para evitar la liquidación.
Aportación de fondos
La filial de internet de Deutsche Telekom realizó el 27 de junio de 2002 una aportación directa para compensar pérdidas por 78,8 millones y suscribió la totalidad de una ampliación de capital que supuso un desembolso de otros 33,1 millones.
La factura, sin embargo, no había terminado de engordar. Las pérdidas de 18,7 millones sufridas en 2003 han vuelto a poner un signo negativo delante de la cifra de la línea de fondos propios del balance, lo que ha obligado a recurrir otra vez a la matriz.
Así, este mismo año, se ha convertido en participativo un préstamo de 14 millones. T-Online ha concedido, además, otros dos créditos participativos adicionales por cuatro millones. Los auditores de PricewaterhouseCoopers lo tienen claro: 'Hasta conseguir la viabilidad del proyecto, la sociedad dependerá del apoyo financiero del accionista único'.
Desde Ya.com aseguran que su mercado está en fuerte expansión, marcado por la tendencia positiva de la banda ancha. 'Ahora es momento de invertir, no de rentabilizar. En nuestra estrategia nos hemos marcado un horizonte de tres o cuatro años para rentabilizar las inversiones'.
El caso de Yacom no es la excepción. Parecida ha sido la historia de Wanadoo en España. La filial de France Télécom pagó un alto precio a Auna por la entonces llamada Eresmas Interactiva, que perdió 56,1 millones en 2001 y otros 88,8 en 2002. Sus cuentas de 2003 no están disponibles, pero ya en 2004 la matriz ha optado por la fusión con Uni2 y una inyección de fondos multimillonaria.
Otro artículo publicado también en el periódico "Cinco días" describe cómo los gigantes de internet fracasan en el mercado español.
Para estos operadores que empiezan a lo grande con cientos de empleados, se requiere una inversión inicial alta, soportar fuertes pérdidas durante algunos años, captar un elevado número de clientes y vender la empresa. Aunque pierdan cientos de millones, el beneficio para estos especuladores tras captar miles de usuarios está en venta de la empresa.
Ahora bien, si eres un microempresario emprendedor que cuenta con buenas ideas, ganas de trabajar y escasos recursos, empezarás con la financiación de las 3F : Family, Friends & Fools. El cómo terminarás es más incierto.

viernes, 17 de junio de 2011

Cuando no queda más remedio que demandar. Análisis coste/beneficio

Cuando tienes una formación técnica los entresijos judiciales no sueles conocerlos mas que de oídas, con todo el ruido que supone que un amigo te cuente lo que le paso un amigo de su amigo cuando inició un pleito judicial.Pero lo que tienes claro, o por lo menos yo consideré un requisito mínimo, fue que mi abogado tenía que tener experiencia en Tecnologías de la Información, pues cómo sino iba a poder entender lo que es el eBusiness, eLearning, un servidor HTTP o la importancia de una IP fija.
Así que me puse a buscar por Madrid abogados especializados en nuevas tecnologías. Pocos bufetes de tamaño medio cubrían este área en el 2005 y por lo que veo hoy en día no van mucho más allá de hacerte un contrato o temas de patentes. Pero buscando y buscando al final encontré un bufete que me inspiró cierta confianza a un coste razonable.
Lo primero fue contarles los hechos y preguntarles si había alguna posibilidad de reclamar, porque todo era virtual y ¿cómo cuantificar la reclamación?. El abogado me tranquilizó diciendo: "por supuesto que hay caso y nosotros tenemos métodos para valorar el lucro cesante y daño emergente".
Lo primero que sorprende cuando contratas a un abogado es que no te cobra un precio hora como cualquier profesional, lo suyo es un porcentaje con respecto a la cantidad que se demanda con un mínimo que le asegure unos lucrativos ingresos. Y por supuesto con un contrato de servicios en el cual no asume ninguna responsabilidad en cuanto a la tramitación del pleito ni al resultado del mismo.
Si te atreves a comentar que las tarifas colegiales no son obligatorias y que es válida la “cuota litis”, es decir, que puede cobrar un porcentaje de lo que realmente se llegue a obtener con la demanda, puedes recibir respuestas del tipo que “si eres sensible al precio, mejor te busques a otro”, “que mayor es el beneficio que te va a aportar su trabajo” o “que te hacen un descuento sobre las tarifas orientativas del Colegio de Abogados”.
La primera pregunta que te haces es ¿cuánto me va a costar este pleito?. La respuesta siempre será no se sabe, pues el procedimiento principal puede tener varias etapas por la vía civil (en algunos casos también se podría ir por la vía penal):
  1. Primera Instancia.
    1. Se presenta la demanda asistido por abogado y procurador.
    2. La otra parte contesta a la demanda asistido por abogado y procurador.
    3. En la demanda y la contestación habrán intervenido peritos especialistas para valorar los aspectos técnicos y económicos. Los Jueces necesitan la asistencia de especialistas en todas las áreas de mediana complejidad. Puede darse el caso incluso de que además de los peritos de la partes intervenga algún perito judicial designado por el Juzgado.
    4. En la sentencia el Juez puede estimar la demanda completamente, parcialmente o desestimarla.
      1. Si la estima completamente, la otra parte debería pagarte la cantidad reclamada, asumir sus costas (gastos de abogado, procurador, peritos, ...) y pagarte las tuyas.
      2. Si la estima parcialmente, la otra parte debería pagarte la cantidad reclamada y cada parte asume sus costas.
      3. Si la desestima, tú pagarás las costas de la demandada.
  2. Segunda Instancia. Con el resultado de la 1ª Instancia por lo general no estará conforme alguna de las partes, así que apelará la sentencia. Esto da lugar a un procedimiento de revisión en la Audiencia Provincial correspondiente de los actos vistos en 1ª Instancia. No se aporta nueva prueba, pero de nuevo se requiere la asistencia de abogado y procurador.
  3. Tribunal Supremo. Con el resultado de la 2ª Instancia, puede que alguna de las partes tampoco esté conforme, con lo cual presente un recurso de casación ante el TS, que es el encargado de unificar los criterios de aplicación de las leyes. Otra vez, asistido por abogado y procurador.
  4. Tribunal Constitucional. Si agotada la vía ordinaria resulta que consideras que se ha violado algún derecho constitucional, puedes presentar recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional.
Podríamos seguir por los tribunales europeos, pero en ese momento, habríamos gastado tanto tiempo y dinero que quizás ya sería una tarea más propia de héroes de Homero.
Además todo puede complicarse, pues interpuesta la demanda:
  • la otra parte puede reconvenir, es decir, en la contestación a la demanda demanda al demandado y, éste ha de contestar a la demanda reconvenida.
  • de la demanda principal se derivan nuevas causas que han de ser resueltas en otros pleitos antes de resolver la principal.
En definitiva, te quedarás perplejo de que no sean capaces de hacerte un presupuesto hasta que haya una sentencia firme. La sentencia no será firme hasta que resuelva el Tribunal Supremo, si es que se llega hasta él.
Como ingeniero necesitas una valoración del coste/beneficio del proyecto que vas a acometer para saber si merece la pena o no. Al final puedes llegar a acordar el pago de una cantidad fija más baja de la prevista y aumentar “el premio” (eufemismo que utilizan para referirse a la parte variable).
Pero puedes ser engañado sutilmente. Los abogados no suelen explicar muy en detalle las distintas etapas por las que puede pasar una demanda, por ello, pueden fijar su “premio” en función del importe obtenido en 1ª Instancia.
Hasta ahí puede que parezca razonable, pero si la otra parte apela la sentencia, no recibirás nada más que la factura de tus abogados para pagarles el “premio” con respecto a una cantidad que no has recibido. Podrías pedir la ejecución provisional de la sentencia, de nuevo a través de tus abogados y, si en una instancia superior perdieras, tendrías que devolverla con intereses.
Para terminar de desanimar al pobre que piensa que la justicia tenía el ideal de “proteger al débil frente al fuerte”, si pierdes, las costas que has de pagar serían un porcentaje con respecto a la cantidad que reclamaste en la demanda.
Si cuentas con suficientes argumentos y una saneada cuenta corriente, te puedes lanzar a la aventura judicial y contratar tus abogados especializados en Nuevas Tecnologías.
Empiezas a pagar y la primera sorpresa es cuando preguntas: ¿cuál es el método para valorar el importe del daño emergente y lucro cesante que reclamamos?. La respuesta te puede dejar helado: “contratar a un economista”. Aquí ya estás pillado, puedes pasar por el aro y contratar a un economista que no ha oído hablar en su vida del eLearning y que te haga un ilusorio estudio de mercado o hacerlo tú en base a tu plan de negocio. Si optas por la segunda parte, estarás seguramente cargado de datos correctos y estimaciones objetivas, pero eres parte en el proceso y, eso le resta validez. Por otro lado, la parte demandada, presentará otros informes que digan justo lo contrario y, si hay un perito judicial, pues quizás se quede en el punto medio. Si tienes la suerte de que te toque un Juez comprometido con su trabajo y que se interese por el tema, quizás llegue a leerse los informes de los peritos, pero en cualquier caso los podrá oír el día del juicio. Pero el Juez sabe de leyes, no sabe de temas tecnológicos ni económicos, ¿cómo puede saber que informe es el correcto?. En una ocasión, un Magistrado de una Audiencia Provincial en un seminario contó su método: “los oyes, les ves argumentar y, aunque no entiendes del tema sobre el que debaten, te transmiten sensaciones”.
¡Pero todavía puede ser más sorprendente!.
Una vez presentada la demanda, lo normal es que los abogados de la actora (demandante) y del demandado se citen para intentar llegar a una transacción (llegar a un acuerdo previo al juicio). A esta reunión, no te dejarán asistir. Tu abogado puede que vuelva con una oferta económica que por supuesto será inferior a la reclamada y, te plantee aceptarla con el argumento de que “es mejor un mal acuerdo que un buen pleito”. Quizás no te guste el refranero y pienses que por un 25% de lo demandando estás dispuesto a ir a juicio.
Por experiencia propia, la 1ª instancia duró casi 6 años y terminó con una sentencia ridícula que no llegaba ni al 0,8% de la cantidad reclamada. Es decir, no cubría ni las costas en abogados, procuradores, peritos, tiempo perdido, ...

miércoles, 15 de junio de 2011

Reclamación por daños y perjuicios de una cuantía inferior a 2000 euros

Si tras poner en conocimiento del proveedor del servicio los hechos ocurridos, éste no asume ninguna responsabilidad que te satisfaga, no queda más remedio que acudir al arbitraje o a la vía judicial.

En este momento es importante determinar la cuantía de la reclamación, porque si es inferior a 2000 euros podremos instar un “juicio verbal” en el que no se requiere la asistencia de abogado ni procurador.
Generalmente cuando reclamamos cobros indebidos o daños de escasa cuantía, no va a salir a cuenta contratar a un abogado. Si el abogado está especializado en estos temas será caro y si no lo está, también. Por experiencia propia, por tramitar un tema burocrático sin complejidad alguna te cobra un mínimo de 1.000 euros.
Volvamos al “Juicio verbal”, tiene la ventaja de ser barato y además mucho más rápido que un juicio ordinario.
Para lo legos en esta materia, es recomendable una lectura del Manual práctico para el ciudadano sobre juicio verbal publicado por la SECRETARÍA GENERAL DE LA ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA
Los pasos a seguir son:
  1. Redactamos con nuestras propias palabras los hechos. Se trata de escribir lo mejor posible una novela basada en hechos reales. A este escrito lo llamaremos “demanda”.
  2. Recopilamos todos los documentos que pretendamos usar para probar los hechos: facturas, correos electrónicos, cartas, ... No olvidar el valor de una grabación; cuando nos llaman los operadores y no dicen “esta llamada puede ser grabada” nosotros también podemos grabarla fácilmente en nuestro móvil y, si es preciso aportarla como prueba.
  3. Descargamos el formulario de solicitud de juicio verbal, por ejemplo de la web del Consejo General del Poder Judicial. Lo rellenas con los datos y una breve descripción del motivo de la demanda. Adjuntas la “demanda” y todos los documentos de prueba.
  4. Con todo ello, buscamos el Juzgado de 1ª Instancia del partido judicial al que pertenezcamos.
  5. Nos dirigimos al “Decanato” (especie de registro de entrada) del Juzgado de 1ª Instancia correspondiente y presentamos toda la documentación con tantas copias como partes haya (mínimo tres, una para tí, una para el ISP y otra para el Juez).
  6. El Juzgado decide si admite o no la demanda a trámite y, en caso afirmativo, nos pedirá que le indiquemos los testigos que deseamos que asistan al juicio y fijará una fecha para la celebración del mismo.
  7. El día del juicio cada una de las partes explica los hechos oralmente ante el Juez y, aporta las pruebas que lleve consigo.
    1. Si al juicio no aparece la parte demandada, se la declarará en rebeldía y será condenada de acuerdo con la petición del demandante.
    2. Si el que no aparece es el demandante, se entenderá que desiste de la misma y le serán impuestas las costas. ¿Costas?, puede que el demandando vaya al juicio con abogado y procurador y, si gana tendrás que pagar las costas.
  8. Una vez finalizado el acto, queda visto para sentencia. La Ley dice que en 10 días deberían de dictarla, pero en la práctica, serán unos meses.
  9. La sentencia será firme y no la podrás recurrir. 
La Justicia en España está atascada en los Juzgados de 1ª Instancia, pero los juicios verbales son relativamente rápidos y económicos, así que en vez de perder el tiempo a través de oficinas de consumidores que terminan remitiéndote a la vía judicial, ve tú directamente al juzgado a reclamar tus derechos contra los continuos abusos que sufrimos de los proveedores de todo tipo de servicios y mercancías.

martes, 14 de junio de 2011

¡Cuidado cuando te comuniques con tu ISP!

Un buen día decides cambiar el domicilio donde están instalados tus servidores y contactas con el ISP para ver si te puede seguir prestando el mismo servicio en otro domicilio y manteniendo la dirección IP fija con la que se direcciona tu servidor HTTP en Internet.
Llamas al centro de atención al cliente (CAC) y te dicen que "el traslado de domicilio implica darte de baja en el contrato actual y contratar de nuevo los servicios en el nuevo domicilo", pero "que ya no facilitan IP fijas".
Modificar la IP fija de un servidor HTTP implica que todos los enlaces que se hayan distribuido por Internet dejarán de funcionar, que las aplicaciones que lo utilicen deban ser modificadas, ... Así que insistes en que quieres que te mantengan la IP fija, dado que ya tienes asignada esa dirección IP, es una trivialidad mantenértela asignada en tu nuevo domicilio.
Insistes al operador del CAC y finalmente te dice que mandes una carta para que su superior considere la posibilidad de mantener la IP fija, ya que él no tiene ninguna posibilidad de hacerlo.
A través del servicio de Correos online se envió la siguiente carta al ISP:


El resultado fue que sin previo aviso el 24 de Febrero de 2005 el ISP canceló unilateralmete el contrato dejando sin presencia en Internet a la empresa. Lo de sin previo aviso es matizable, ya que envió un correo unas horas antes y de madrugada a una cuenta secundaria, no asociada al dominio de la empresa, avisando que tardaría unos días en proceder.
[Notificacion de Baja] Atención al Cliente de XXXX.com
de:acceso@XXXXX.com
enviado: 24/2/2005 01:01:36
para: xxxxxxxx@eresmas.com
Estimado/a Cliente,
Te confirmamos que hemos aprobado la baja del contrato de acceso a Internet, cuyos datos figuran a continuación:
* Número de Contrato: XXX ...
* Producto contratado: ADSL XXX
Esta baja no se hará efectiva hasta que no haya finalizado el periodo correspondiente al pago de tu última factura.Hasta entonces podrás disfrutar de la conexión a Internet y de los servicios asociados al misma (cuentas de correo, hosting, etc.).
SOLO SI ERES CLIENTE DE ADSL, ten en cuenta que la liberación de la línea telefónica (para poder contratar un nuevo acceso ADSL) depende del operador de red que, en última instancia, habilita la conexión. XXXXXXXXX.com no posee control directo sobre la duración de dicho proceso, pero gestionaremos la liberación de tu línea con el operador de red con la mayor diligencia posible.
Atentamente,
Departamento de Atención al ClienteXXXXXXXXXXXhttp://XXXXXXXXXX.com

NOTA IMPORTANTE:Este E-mail ha sido generado de forma automática desde una cuenta de correo que no acepta mensajes entrantes.Por favor, no respondas a esta notificación.
Tanto era el interés que tenía el ISP por avisar de la cancelación que ni tan siquiera solicitó la confirmación de lectura del correo electrónico.
Según el contrato firmado entre las partes, el ISP se obliga a “... mantener el servicio operativo las 24 horas del día ...” y establece que
... en cualquier momento se podrá solicitar la baja voluntaria del servicio mediante notificación por escrito dirigida al ISP con una antelación de al menos 60 días a la fecha efectiva de la baja.
Suponemos que el ISP no es un irresponsable y que tomará un mínimo de garantías para cursar una baja. Pues veamos que no puedes contar con que actúe como un “buen padre de familia”, que diría un abogado.
El ISP debería:
  1. Verificar que la solicitud le llega del contratante del servicio. La carta anterior, es una carta ordinaria enviada desde el portal de Correos online, mecanografiada y sin incluir ningún tipo de firma manuscrita. Es decir, la podría haber enviado cualquiera.
  2. Verificar que se trata de una baja. Si se lee la carta anterior, se observa que nunca se pide la baja, tan sólo se amenaza con que si no se mantiene la IP fija, se solicitará.
  3. Comprobar que se cumple el plazo mínimo de antelación de solicitud de la baja.
  4. Si le surge la más mínima duda, no le costaría nada enviar un correo electrónico o hacer una simple llamada telefónica para confirmar la solicitud.
Pues tras esta carta, como ya digo el ISP canceló unilateralmente el servicio. ¿Por qué?, pues porque según él:
  1. La baja la pidió en la anterior carta el administrador de la empresa “... por más que el mismo se afane en negarlo y en ocultar al juzgador de instancia el documento acreditativo de dicha solicitud de baja.”
  2. La baja no necesita notificarse ya que fue solicitada por el cliente”.
  3. La finalización de la tramitación de la baja se informó al cliente cuando se terminó de ejecutar, notificándolo no a una cuenta secundaria, sino a la de contacto que le constaba al ISP...”
Por tanto la única parte responsable de la cual cabe predicar una actividad abusiva, es el administrador de la empresa el cual conociendo que el traslado de domicilio de instalación está prohibido por contrato; que es técnicamente imposible; y que ha sido él quién ha solicitado la baja del servicio pretende obtener de mi mandante un enriquecimiento injusto que le proporcione el beneficio que no ha sido capaz de lograr con su poco rentable negocio.”
Pero, ¿en qué párrafo se pidió la baja?. ¡Evidentemente en ninguno!.
Las cartas que se envían desde Correos online (por lo menos en ese época), incluían una carátula en la cual aparecían los datos del destinatario y del remitente y, opcionalmente un título. Título que se había dejado en blanco, es más la carta se había etiquetado como “Incidencia con IP fija”. Pero cuando el ISP mostró esa carátula el día del Juicio incluía un título “Baja por falta de traslado de IP fija”.
Ni corto ni perezoso acusó al administrador de la empresa de haber ocultado esta carátula. Como ya digo la ignorancia no tiene límites y, se trataba de una carta en formato Word que había sido enviada como documento anexo sin que la carátula fuera parte de la misma.
Así y todo, en 2005 cuando el ISP respondió que la baja había sido solicitada en dicha carta, los abogados de la empresa le pidieron que les enviara dicha carta. La petición la hacía el propio administrador de la empresa, puesto que “si en dicha carta se pedía la baja y, él no la había pedido, la carta estaba falsificada”. En ningún momento el ISP hizo llegar dicha carta a los abogados de la empresa, pero en la contestación a la demanda acusó a la empresa de:
  1. Ocultar la carátula en la que solicitaba la baja
  2. De falsificar las pruebas
  3. De pretender estafar al ISP
  4. De tener un negocio ridículo.
  5. ...
Cuando uno es lego en la materia y ha visto unas cuantas películas de investigación forense piensa que una huella en la carta, un código de barras impreso por Correos, ... pueden probar la falsedad de esa carátula, pero la realidad es que tiene que haber muertos para que se apliquen esas técnicas y que Correos no certifica el texto de las cartas ordinarias.
Así que, con ISP`s como éste, estamos a su merced o a la de cualquier individuo que envíe una carta solicitando la baja del servicio en nuestro nombre.