martes, 14 de junio de 2011

¡Cuidado cuando te comuniques con tu ISP!

Un buen día decides cambiar el domicilio donde están instalados tus servidores y contactas con el ISP para ver si te puede seguir prestando el mismo servicio en otro domicilio y manteniendo la dirección IP fija con la que se direcciona tu servidor HTTP en Internet.
Llamas al centro de atención al cliente (CAC) y te dicen que "el traslado de domicilio implica darte de baja en el contrato actual y contratar de nuevo los servicios en el nuevo domicilo", pero "que ya no facilitan IP fijas".
Modificar la IP fija de un servidor HTTP implica que todos los enlaces que se hayan distribuido por Internet dejarán de funcionar, que las aplicaciones que lo utilicen deban ser modificadas, ... Así que insistes en que quieres que te mantengan la IP fija, dado que ya tienes asignada esa dirección IP, es una trivialidad mantenértela asignada en tu nuevo domicilio.
Insistes al operador del CAC y finalmente te dice que mandes una carta para que su superior considere la posibilidad de mantener la IP fija, ya que él no tiene ninguna posibilidad de hacerlo.
A través del servicio de Correos online se envió la siguiente carta al ISP:


El resultado fue que sin previo aviso el 24 de Febrero de 2005 el ISP canceló unilateralmete el contrato dejando sin presencia en Internet a la empresa. Lo de sin previo aviso es matizable, ya que envió un correo unas horas antes y de madrugada a una cuenta secundaria, no asociada al dominio de la empresa, avisando que tardaría unos días en proceder.
[Notificacion de Baja] Atención al Cliente de XXXX.com
de:acceso@XXXXX.com
enviado: 24/2/2005 01:01:36
para: xxxxxxxx@eresmas.com
Estimado/a Cliente,
Te confirmamos que hemos aprobado la baja del contrato de acceso a Internet, cuyos datos figuran a continuación:
* Número de Contrato: XXX ...
* Producto contratado: ADSL XXX
Esta baja no se hará efectiva hasta que no haya finalizado el periodo correspondiente al pago de tu última factura.Hasta entonces podrás disfrutar de la conexión a Internet y de los servicios asociados al misma (cuentas de correo, hosting, etc.).
SOLO SI ERES CLIENTE DE ADSL, ten en cuenta que la liberación de la línea telefónica (para poder contratar un nuevo acceso ADSL) depende del operador de red que, en última instancia, habilita la conexión. XXXXXXXXX.com no posee control directo sobre la duración de dicho proceso, pero gestionaremos la liberación de tu línea con el operador de red con la mayor diligencia posible.
Atentamente,
Departamento de Atención al ClienteXXXXXXXXXXXhttp://XXXXXXXXXX.com

NOTA IMPORTANTE:Este E-mail ha sido generado de forma automática desde una cuenta de correo que no acepta mensajes entrantes.Por favor, no respondas a esta notificación.
Tanto era el interés que tenía el ISP por avisar de la cancelación que ni tan siquiera solicitó la confirmación de lectura del correo electrónico.
Según el contrato firmado entre las partes, el ISP se obliga a “... mantener el servicio operativo las 24 horas del día ...” y establece que
... en cualquier momento se podrá solicitar la baja voluntaria del servicio mediante notificación por escrito dirigida al ISP con una antelación de al menos 60 días a la fecha efectiva de la baja.
Suponemos que el ISP no es un irresponsable y que tomará un mínimo de garantías para cursar una baja. Pues veamos que no puedes contar con que actúe como un “buen padre de familia”, que diría un abogado.
El ISP debería:
  1. Verificar que la solicitud le llega del contratante del servicio. La carta anterior, es una carta ordinaria enviada desde el portal de Correos online, mecanografiada y sin incluir ningún tipo de firma manuscrita. Es decir, la podría haber enviado cualquiera.
  2. Verificar que se trata de una baja. Si se lee la carta anterior, se observa que nunca se pide la baja, tan sólo se amenaza con que si no se mantiene la IP fija, se solicitará.
  3. Comprobar que se cumple el plazo mínimo de antelación de solicitud de la baja.
  4. Si le surge la más mínima duda, no le costaría nada enviar un correo electrónico o hacer una simple llamada telefónica para confirmar la solicitud.
Pues tras esta carta, como ya digo el ISP canceló unilateralmente el servicio. ¿Por qué?, pues porque según él:
  1. La baja la pidió en la anterior carta el administrador de la empresa “... por más que el mismo se afane en negarlo y en ocultar al juzgador de instancia el documento acreditativo de dicha solicitud de baja.”
  2. La baja no necesita notificarse ya que fue solicitada por el cliente”.
  3. La finalización de la tramitación de la baja se informó al cliente cuando se terminó de ejecutar, notificándolo no a una cuenta secundaria, sino a la de contacto que le constaba al ISP...”
Por tanto la única parte responsable de la cual cabe predicar una actividad abusiva, es el administrador de la empresa el cual conociendo que el traslado de domicilio de instalación está prohibido por contrato; que es técnicamente imposible; y que ha sido él quién ha solicitado la baja del servicio pretende obtener de mi mandante un enriquecimiento injusto que le proporcione el beneficio que no ha sido capaz de lograr con su poco rentable negocio.”
Pero, ¿en qué párrafo se pidió la baja?. ¡Evidentemente en ninguno!.
Las cartas que se envían desde Correos online (por lo menos en ese época), incluían una carátula en la cual aparecían los datos del destinatario y del remitente y, opcionalmente un título. Título que se había dejado en blanco, es más la carta se había etiquetado como “Incidencia con IP fija”. Pero cuando el ISP mostró esa carátula el día del Juicio incluía un título “Baja por falta de traslado de IP fija”.
Ni corto ni perezoso acusó al administrador de la empresa de haber ocultado esta carátula. Como ya digo la ignorancia no tiene límites y, se trataba de una carta en formato Word que había sido enviada como documento anexo sin que la carátula fuera parte de la misma.
Así y todo, en 2005 cuando el ISP respondió que la baja había sido solicitada en dicha carta, los abogados de la empresa le pidieron que les enviara dicha carta. La petición la hacía el propio administrador de la empresa, puesto que “si en dicha carta se pedía la baja y, él no la había pedido, la carta estaba falsificada”. En ningún momento el ISP hizo llegar dicha carta a los abogados de la empresa, pero en la contestación a la demanda acusó a la empresa de:
  1. Ocultar la carátula en la que solicitaba la baja
  2. De falsificar las pruebas
  3. De pretender estafar al ISP
  4. De tener un negocio ridículo.
  5. ...
Cuando uno es lego en la materia y ha visto unas cuantas películas de investigación forense piensa que una huella en la carta, un código de barras impreso por Correos, ... pueden probar la falsedad de esa carátula, pero la realidad es que tiene que haber muertos para que se apliquen esas técnicas y que Correos no certifica el texto de las cartas ordinarias.
Así que, con ISP`s como éste, estamos a su merced o a la de cualquier individuo que envíe una carta solicitando la baja del servicio en nuestro nombre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario