miércoles, 15 de junio de 2011

Reclamación por daños y perjuicios de una cuantía inferior a 2000 euros

Si tras poner en conocimiento del proveedor del servicio los hechos ocurridos, éste no asume ninguna responsabilidad que te satisfaga, no queda más remedio que acudir al arbitraje o a la vía judicial.

En este momento es importante determinar la cuantía de la reclamación, porque si es inferior a 2000 euros podremos instar un “juicio verbal” en el que no se requiere la asistencia de abogado ni procurador.
Generalmente cuando reclamamos cobros indebidos o daños de escasa cuantía, no va a salir a cuenta contratar a un abogado. Si el abogado está especializado en estos temas será caro y si no lo está, también. Por experiencia propia, por tramitar un tema burocrático sin complejidad alguna te cobra un mínimo de 1.000 euros.
Volvamos al “Juicio verbal”, tiene la ventaja de ser barato y además mucho más rápido que un juicio ordinario.
Para lo legos en esta materia, es recomendable una lectura del Manual práctico para el ciudadano sobre juicio verbal publicado por la SECRETARÍA GENERAL DE LA ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA
Los pasos a seguir son:
  1. Redactamos con nuestras propias palabras los hechos. Se trata de escribir lo mejor posible una novela basada en hechos reales. A este escrito lo llamaremos “demanda”.
  2. Recopilamos todos los documentos que pretendamos usar para probar los hechos: facturas, correos electrónicos, cartas, ... No olvidar el valor de una grabación; cuando nos llaman los operadores y no dicen “esta llamada puede ser grabada” nosotros también podemos grabarla fácilmente en nuestro móvil y, si es preciso aportarla como prueba.
  3. Descargamos el formulario de solicitud de juicio verbal, por ejemplo de la web del Consejo General del Poder Judicial. Lo rellenas con los datos y una breve descripción del motivo de la demanda. Adjuntas la “demanda” y todos los documentos de prueba.
  4. Con todo ello, buscamos el Juzgado de 1ª Instancia del partido judicial al que pertenezcamos.
  5. Nos dirigimos al “Decanato” (especie de registro de entrada) del Juzgado de 1ª Instancia correspondiente y presentamos toda la documentación con tantas copias como partes haya (mínimo tres, una para tí, una para el ISP y otra para el Juez).
  6. El Juzgado decide si admite o no la demanda a trámite y, en caso afirmativo, nos pedirá que le indiquemos los testigos que deseamos que asistan al juicio y fijará una fecha para la celebración del mismo.
  7. El día del juicio cada una de las partes explica los hechos oralmente ante el Juez y, aporta las pruebas que lleve consigo.
    1. Si al juicio no aparece la parte demandada, se la declarará en rebeldía y será condenada de acuerdo con la petición del demandante.
    2. Si el que no aparece es el demandante, se entenderá que desiste de la misma y le serán impuestas las costas. ¿Costas?, puede que el demandando vaya al juicio con abogado y procurador y, si gana tendrás que pagar las costas.
  8. Una vez finalizado el acto, queda visto para sentencia. La Ley dice que en 10 días deberían de dictarla, pero en la práctica, serán unos meses.
  9. La sentencia será firme y no la podrás recurrir. 
La Justicia en España está atascada en los Juzgados de 1ª Instancia, pero los juicios verbales son relativamente rápidos y económicos, así que en vez de perder el tiempo a través de oficinas de consumidores que terminan remitiéndote a la vía judicial, ve tú directamente al juzgado a reclamar tus derechos contra los continuos abusos que sufrimos de los proveedores de todo tipo de servicios y mercancías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario