martes, 19 de julio de 2011

Método de Descuento de Flujos de Caja

La valoración sigue criterios objetivos a partir del análisis del entorno y de las características de la empresa, mientras que el precio incluye criterios subjetivos.
El método de Descuento de Flujos de Caja sirve para valorar un proyecto empresarial con continuidad en el tiempo.
Este método se basa en considerar que la empresa vale tanto como sea capaz de generar en un periodo de tiempo y sumándole el valor residual de todos los activos que posea. Por simplificar, a la cantidad de dinero que la empresa obtiene como beneficio en cada periodo lo vamos a asimilar al flujo de caja, es decir, simplemente sumamos los ingresos y les restamos los gastos.
Si la empresa es capaz de generar mayores flujos de caja futuros, es decir, de tener mayores beneficios, su valor será mayor. Para saber en el presente cual es el valor actual (VA), tendremos que actualizar a la fecha de valoración aplicándoles una tasa de descuento (k), y teniendo en cuenta que en el último año de considerado nuestros activos tendrán un valor terminal (VT). Con todo ello, la forma matemática a utilizar sería:

Luego necesitamos estimar:
  • El número de años que vamos a considerar
  • Los flujos de caja de cada periodo (CFt)
  • La tasa de descuento (k)
  • El valor terminal (VT)
Existen diversos métodos de valoración mediante la utilización de flujos de caja, pero aquí vamos a utilizar el Cash Flow libre de explotación (CFLexp). Este método obtiene el valor del negocio a partir de los flujos de caja operativos. La tasa de descuento (k) se corresponde con el coste medio de los capitales (WACC).
La WACC se obtiene mediante una ecuación que suma el coste de cada componente del capital multiplicado por su peso proporcional:
Weighted Average Cost Of Capital (WACC)
Donde:
  • Re = coste de oportunidad para los accionistas, similar a las expectativas de beneficio que esperan obtener por su inversión. Para calcularlo se puede utilizar el método CAPM, Re = Rf + β(RM-Rf)
    Siendo:
    • Rf = Tipo de interés en activos sin riesgo, se suele considerar el del Bono del Estado a 10 años.
    • β = Este parámetro indica cómo reaccionan las acciones de una empresa con respecto al comportamiento del mercado. Si β=1, se comporta igual que el mercado, si β>1 exagera los movimientos del mercado y si β<1 su comportamiento es más estable. Incluso puede ser negativa, en cuyo caso se mueve en contra del mercado.
    • RM = Es el riesgo del mercado en el que se opera, por lo tanto (RM-Rf) nos da la prima de riesgo que el inversor espera obtener por operar en él.
  • Rd = tipo de interés de la deuda financiera
  • E = capital aportado por los accionistas, valor de mercado
  • D = valor de mercado de la deuda corporativa
  • V = E + D
  • E/V = porcentaje de financiación aportado por los accionistas
  • D/V = porcentaje de financiación a través de deuda
  • Tc = tasa de impuestos a los beneficios
Como se ve no resulta trivial calcular la WACC y es fácil que nos perdamos con los números y casi imposible determinar β de nuestra empresa. Para obtener la β se puede recurrir a buscar en las tablas que se publican regularmente, alguna empresa similar.
Por otro lado hay que estimar los flujos de caja a partir de proyecciones futuras de ingresos y gastos en el periodo considerado, que generalmente será de 3 a 5 años, al igual que las inversiones previstas y las necesidades operativas de financiación.
Es decir, necesitaremos tener un estudio de mercado que nos permita conocer cuáles son las expectativas de crecimiento del mismo, que junto con el crecimiento interno de la actividad, nos permitirán conocer los flujos de ingresos futuros. Para poder satisfacer ese nivel de producción, tendremos que hacer inversiones en recursos humanos y técnicos y tendremos que estimarlas.
Por lo tanto, deben hacerse proyecciones de los estados financieros (balance y cuenta de pérdidas y ganancias), analizando con los datos históricos los siguientes aspectos:
  • Evolución de los estados financieros por actividad, línea de negocio o producto.
  • Análisis previsional de la cuenta de resultados:
    • Hipótesis de crecimiento
    • Planificación temporal de puesta en marcha de nuevos negocios
    • Hipótesis sobre la evolución de los costes (fijos y variables)
    • Evolución de partidas excepcionales (por ej. litigios)
    • Evolución de las tendencias y expectativas del sector a la fecha
  • Análisis previsional del balance de situación:
    • Inversiones en inmovilizado
    • Inversiones en circulante
    • Evolución prevista de estructura financiera
El último dato será el valor terminal de los activos en el último año considerado.
Cuando se carece de suficiente información para alargar el periodo coyuntural de estimación, se suele considerar que a partir de ese momento la empresa genera un flujo constante hasta el infinito. Su cálculo es muy importante, pues influye notablemente en la valoración de la empresa. La fórmula matemática más utilizada es:

También se puede estimar el VT por otros métodos no basada en los flujos de caja, como por ejemplo: el valor de liquidación.

Para saber más sobre este método de valoración, puedes consultar el trabajo de investigación de doctorado realizado por Xavier Adserá Gebellí titulado "La valoración de las empresas de nuevas tecnologías".

No hay comentarios:

Publicar un comentario