viernes, 13 de septiembre de 2013

Lo que le costó al ISP terminar con una startup

Indice:
  1. Trabajar en la nube o hacer castillos en el aire
  2. Precaución inicial al contratar los servicios de ADSL
  3. La empresa como consumidor. La limitación de responsabilidad.
  4. La libre interpretación de las cláusulas de un contrato
  5. Cómo justifica la falta de legitimación activa el ISP
  6. El perfeccionamiento del contrato
  7. ¡Cuidado cuando te comuniques con tu ISP!
  8. Reclamación por daños y perjuicios de una cuantía inferior a 900€
  9. Lo que le costó al ISP terminar con una startup
Tras una largo periplo judicial de más de 8 años, llegó la sentencia.
Para conocer a los protagonistas no tienes mas que pinchar en el siguiente enlace:
http://www.poderjudicial.es/search/doAction?action=contentpdf&databasematch=AN&reference=6822967&links=consumidores&optimize=20130821&publicinterface=true
Las conclusiones son desoladoras.
Si tienes un negocio en Internet tu ISP podrá dejarte un "Postit" pegado a la puerta unos minutos antes de hacerlo desaparecer.
La película "La red" no es una ficción, nos puede pasar a cualquiera.
En esta sentencia queda claro que el coste por "borrarte de Internet" son unos pocos euros, que además no te llegarán ni para pagar las costas, si es que no te has muerto cuando se dicte la sentencia.
¿Dónde radica la impunidad del ISP?, pues en un artificio legal de dudosa aplicabilidad que consiste en incluir en el contrato de prestación de servicios una cláusula de limitación de responsabilidad que le da derecho a incumplir todas las demás cláusulas por un precio tasado.
Tus derechos de propiedad intelectual de los contenidos alojados en su host, es igual a cero.
Tu fondo de comercio generado por la promoción de tu web en Internet y por los clientes y visitantes de tu portal, es igual a cero.
Toda la inversión que hayas realizado en tiempo y dinero para poner en marcha tu negocio en Internet, es igual a cero.
...
Alguien podría pensar que hay dolo y por lo tanto el ISP se ha de responsabilizar de todos los daños causados, tal y como dictaría el Código Civil; pero ahí está el Juez de turno para decidir si lo hay o no.
Cuando lees que no hay mas que una "negligencia" puesto que te enviaron un "correo electrónico" unos minutos antes de cortarte la línea de ADSL desde la que lees tu cuenta de correo, no sabes si reir o llorar.
¡Pero así funciona la Nube de Internet en España!