lunes, 20 de enero de 2014

Pasos a seguir para contratar algo en la Nube. Parte 1

Lo primero, será ver que proveedor te suministra a mejor precio la calidad de servicio que satisface tus necesidades.
Supuesto que has seleccionada un candidato válido para tí, y con las siguientes premisas:
  1. Que tu "cordón umbilical" con la Nube lo constituye tu línea de ADSL y que ésta será suministrada por un ISP.
  2. Que contratar online es muy sencillo, los contratos son muy aburridos y que confiar en la buena fe de los ISP's arriesgado
Si el servicio que vas a contratar es crítico para tu actividad, me lo pensaría antes de contratar con un irresponsable; así que lo segundo, será ver qué reputación tiene en la red. Consultar redes sociales, foros, blog, ... y hacer búsquedas en Google poniendo el nombre del proveedor y el servicio que vas a contratar.
Un sitio excelente para ver cómo funciona un ISP en España es hacer una consulta en la base de datos de Jurisprudencia del Consejo General del Poder Judicial. Basta con poner en el texto el nombre del ISP e ir refinando las búsquedas; por ejemplo seleccionando las de "Tipo de órgano" igual a "Tribunal Supremo" y "Audiencia Provincial".
Con los resultados obtenidos  tendrás que seleccionar la mejor opción, o al menos, la menos mala para tu negocio.
Ahora, voy a facilitar una guía de los pasos que considero que una empresa debería realizar para llevar a cabo la contratación de los servicios de un proveedor de acceso a Internet (ISP), proveedor de acceso a la nube (CSP), o en general cualquier servicio online.
Remarco que es para el caso de que el contratante sea una empresa, ya que en España no se considera un consumidor y, por lo tanto, queda desprotegida de toda la legislación que trata de evitar los abusos de los ofertantes de dichos servicios.
Dicho ésto, para el legislador español la empresa que contrata se supone que lo hace "de tú a tú" con el ISP y que tiene capacidad para negociar las cláusulas del contrato.
Por ello, se hace necesario que leas con cuidado el contrato que vas a aceptar o bien que pidas el asesoramiento de un abogado
Primeros pasos:
  1. Hay que determinar si tienes alguna capacidad de negociación o no. Según mi criterio, podría partirse del tamaño de la empresa; es decir, si eres una empresa o una microempresa. Si eres una microempresa, tienes entre cero y nueve asalariados; tu capacidad de negociación va a ser aproximadamente nula. Por lo tanto, en el 95,5% de las empresas españolas tendrá que aceptar los términos del contrato de adhesión tal y como los oferta el ISP.
    • Si no quieres o no puedes negociar, avanza al último punto.
    • Si crees que tienes alguna posibilidad de negociación pasa al punto 2.
  2. Hay que ver si en el contrato se determina la jurisdicción donde se resolverán los conflictos que puedan surgir con relación al mismo. Este detalle tiene su importancia. Por ejemplo, en la siguiente cláusula una conocida empresa norteamericana, establece en su contrato que se somete a la legislación irlandesa y que allí se resolverán los conflictos. 
  3. La posibilidad de negociar esta cláusula va a ser prácticamente nula, pero si la aceptas, el abogado que te revise el contrato tendrá que conocer la legislación irlandesa y si surge algún problema que te lleve a los tribunales, tendrás que asumir que el proceso se desarrollará en Irlanda. Lo ideal sería que la jurisdicción fuera la de tu localidad o como mínimo la de tu país, pues de esta manera te resultará más fácil y económico encontrar abogados y pleitar.
    • Si no te importa o no puedes negociar, avanza al último punto.
    • Si crees que tienes alguna posibilidad de negociación pasa al punto 3.
  4. Si te preocupan dónde se gestionarán tus datos personales, sigue leyendo, si no pasa al punto 4.
  5. El problema reside en saber dónde estarán ubicados los servidores que almacenarán tus datos personales. ¿Estarán en España?, ¿estarán en Europa? o ¿estarán en algún país donde no estén legalmente protegidos?. ¿En manos de quien pueden terminar tus datos personales o los de tus clientes?.
    ¿El servicio que estás contratando en la nube se lo vas a prestar a terceros?. Entonces es fundamental que sepas dónde van a estar almacenados, ya que el que estaría infringiendo la ley serías tu y la posible sanción sería para ti. Como se indica en el artículo anterior o la Guía de Protección de Datos para Responsables de Ficheros:
    “La legislación de protección de datos parte de la base de que cuando alguien necesita tratar datos personales tiene que ser diligente en su uso, con lo que le impone una serie de obligaciones, como hacer correctamente la contratación de un tercero que los trate”.
  6. Si quieres analizar más cláusulas que pueden resultarte peligrosas lee la segunda parte en el próximo blog, y si no pasa al punto siguiente.
  7. Si te parece correcto el clausulado, firma el contrato, envíaselo por burofax al ISP con certificación de texto y acuse de recibo. Así, no podrá negar que lo ha recibido.